Visión Medioambiental 2030

Nuestro compromiso es dejarle un mejor planeta a las futuras generaciones

Hace más de 10 años CCU se planteó realizar aportes concretos a la protección del medio ambiente, con el lanzamiento de la Visión Medioambiental 2010 – 2020 para sus operaciones en Chile y Argentina. Tras ese periodo, cumplió con las metas propuestas: redujo en un 35,7% las emisiones de gases efecto invernadero por litro producido (meta era un 20%), disminuyó en un 48,6% el uso de agua por litro producido (meta era un 33%) y en valorización de residuos industriales sólidos, alcanzó un 99,4% (meta era un 100%).

Con estos logros obtenidos, la compañía renovó su compromiso para el 2030 con metas adicionales y más desafiantes: reducir el consumo de agua (meta 60%), disminuir las emisiones de gases efecto invernadero (meta 50%) y valorización residuos industriales sólidos (meta 100%).

También incorporó nuevas metas: utilizar un 75% de energías renovables, lograr que el 100% de sus envases y embalajes sean reutilizables, reciclables o compostables y alcanzar la meta de que sus envases y embalajes contengan en promedio un 50% de material reciclado.

Estos objetivos conforman la Visión Medioambiental 2030 que involucra a las operaciones en Chile, Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay. La responsabilidad de CCU con el planeta es irrevocable, y está avanzando hacia una Economía Circular en todos los países donde tiene presencia.

 

Repensar procesos e involucrar a los trabajadores

Para conseguir las metas y proyectar los próximos pasos fue necesario repensar los procesos e involucrar a los trabajadores de diferentes áreas. Así lo destaca Mauricio Pérez, Gerente de la planta CCU en Temuco que logró ser la primera industria cero residuos a relleno sanitario de la región en 2018. “Estos logros no serían posibles sin el compromiso de los trabajadores de CCU. Esto trae aparejado un cambio cultural desde las personas: en la forma como nos comunicamos, asumimos proactivamente un rol e integramos la sustentabilidad en nuestra vida diaria”, comenta.

En tanto, en emisiones la instalación de 1.000 paneles solares equivalentes a 300kW de potencia en la Planta de Ovalle de CPCh. “Al disminuir el consumo eléctrico de la red y reemplazarlo por la autogeneración de energía fotovoltaica, que es una fuente limpia y renovable, dejaremos de emitir 224,74 toneladas de CO2 al año. Lo anterior nos permite reducir en casi un 40% las emisiones de CO2 generadas por consumos eléctricos de nuestras instalaciones», precisa José Contreras, Jefe de Medioambiente y Servicios de CPCh.

Finalmente, en agua, la Planta en Antofagasta de CCU reutiliza el recurso ocupado en los procesos productivos para efectuar el riego de sus jardines. “Eso nos permite ser un punto verde en el desierto y entregarle así un valor adicional a la comunidad”, comenta Claudio Vargas, Subgerente de Operaciones. “Generar esta situación de reutilización del recurso hídrico es un muy buen legado que deja la compañía a la ciudad y que, independiente del cumplimiento de nuestras metas, representa lo que cada uno, como espíritu, queremos construir dentro de CCU”, concluye.

En 2010 nos propusimos  metas medioambientales y hoy renovamos nuestro compromiso ampliándolo a todas nuestras instalaciones. Todos podemos aportar para dejarle un mejor planeta a las futuras generaciones