HomeCentro de Prensa NoticiasPrograma Educar en Familia cumple una década de labor en Centros Penitenciarios
Noticias

Programa Educar en Familia cumple una década de labor en Centros Penitenciarios

El propósito es entregar a los internos, herramientas que promuevan la comunicación con sus familias, ya que aún privados de libertad pueden reforzar su rol parental y educar a sus hijos sobre el consumo consciente de alcohol.

El programa Educar en Familia nació del programa de Consumo Responsable de Alcohol de CCU en 1999: una contribución concreta en la búsqueda del bienestar de la sociedad y uno de nuestros propósitos como empresa. En 2007, como apoyo a las iniciativas de reinserción social, se ampliaron los Talleres de Educar en Familia a través de una extensión del Programa para ser realizados al interior de centros penitenciarios.

Esta iniciativa busca fomentar la autoestima de los internos, otorgándoles las herramientas para promover una mejor comunicación con sus familias, aun privados de libertad, y de esa forma aportar a la prevención del consumo de alcohol en sus hijos menores de edad.

Un proyecto piloto en la cárcel concesionada de Rancagua fue el paso inicial para acercar el programa Educar en Familia a la población penal de la Región Metropolitana en 1999. Ese primer año, los talleres tuvieron un alcance de 520 internos en tres recintos penitenciarios: Rancagua, Colina II y el Centro Penitenciario Femenino. Con el transcurso del tiempo, el programa fue validado por Gendarmería de Chile como una parte importante en los procesos de reinserción social, por lo que se lleva a cabo en la mayoría de los centros penitenciarios del Gran Santiago.

El trabajo se desarrolla a partir de “unidades de tratamiento”, es decir, comunidades cerradas conformadas por internos que cumplen con el siguiente requisito: estar insertos en un programa y actividades de reinserción social. Cada charla está orientada a un grupo entre 25 y 30 personas, lo que permite generar una mayor cercanía con los presentes y que ellos presten mayor atención.
Un hito importante en estos 10 años es que las charlas se ampliaron a la Academia de Gendarmería y a la Escuela de Formación Penitenciaria de Gendarmería.